The Killing: la amas o la odias

The Killing, en su versión americana emitida por AMC, que es la que yo he visto, es una adaptación de una serie danesa titulada Forbrydelsen, pero para quienes no conocen este detalle vendría a ser una versión actualizada de Twin Peaks. Bueno, este punto habrá que analizarlo en más detalle pero es inevitable que tras ver los primeros capítulos de The Killing y comenzar a conocer la historia de Rosie Larsen es inevitable recoradro a Laura Palmer.

The KillingEl planteamiento de la serie y la ambientación (sombría, gris, pesada) son lo otros puntos en común entre ambas series pero ahí acaba todo. The Killing nos traslada a Seattle y nos enseña la cara B de la ciudad, la parte sucia y oscura de la misma. Las dos primeras temporadas de The Killing se centran en la investigación del asesinato de la adolescente Rosie Larsen mientras que las temporadas tres y cuatro (que existen gracias a Netflix y el interés de los fans) suponen ya un alargamiento algo innecesario de la serie así que mi análisis se basa, principalmente y casi en exclusiva, de las dos temporadas iniciales.

En The Killing se nos presentan tres perspectivas diferentes del asesinato de la joven Rosie: el principal, el punto de vista y la investigación de los agentes Sarah Linden y su compañero Holder, la reacción de la familia y del entorno más próximo a la adolescente y la de un concejal, candidato a la alcaldía de Seattle, cuyo peso en la trama es importante.

Con este simple planteamiento se nos presenta una serie de investigación diferente a la gran cantidad de series policiacas/detectivescas actuales, con un ritmo muy, muy lento y que juega mucho con el espectador en el sentido de ir apuntando a diferentes sospechos sin que, finalmente, se cumpla con lo que indican todos los indicios. Precisamente, este ritmo y este “juego” con el argumento es lo que lleva a que un espectador pueda sentirse muy atraido por la serie o todo lo contrario. Y es que, como ya apunto desde el título a The Killing o se la ama o se le odia. A mí, personalmente me encanta.

Veo muy realista que los investigadores sigan una pista hasta darse de bruces con un muro y ver que no era el camino correcto y tengan que volver a iniciar la investigación por otro lado. El ritmo lento ayuda a que se vayan dando muchos detalles y que el espectador pueda ponerse en la piel de Sarah Linden, ver lo que ella ve y tratar de seguir la investigación como si realmente estuviera involucrado en ella.

Si te atrae desde el principio, es posible que disfrutes esta The Killing mucho y la vivas más como una experiencia diferente que como simple espectador de una historia. Los personajes principales están muy trabajados y la interpretación de Mireille Enos y Joel Kinnaman (Linde y Holder) ayuda a hacer aún más creíble la sucesión de acontecimientos por los que discurre la trama. Para mí, el trabajo de estos actores y la ambientación (¡¡maldita lluvia!!) son los dos pilares principales de una serie que en sus dos primeras temporadas es altamente recomendable.

Otro punto a su favor es que huye de los típicos estereotipos de policías graciosillos y los detectives que aportan un fuerte toque de humor. Ni rastro de eso en esta serie. Y es que, que nadie se olvide, The Killing es una serie policíaca, sí, pero también es un drama y esto lo que quiere transmitir. Otra cosa es que esta filosofía consiga calar en todos los espectadores.

Las críticas más negativas que he podido leer de The Killing atacaban justo a los puntos que a mí más me gustan. Cuestión de gustos. A mí la pareja de protagonistas me parece que hacen un gran papel y tienen su encanto pero hay quien los encuentra terriblemente sosos y aburridos. Para mí el ritmo de los capítulos es el que tiene que ser, para otro son lentos hasta decir basta. Tal vez, estas diferencias de criterios se originen en que yo no esperaba absolutamente nada de The Killing, me la encontré por casualidad y la ví libre de prejuicios y falsas expectivas. La publicidad de AMC que vendía la serie como algo que no es, yo la conocí después de ver muchos capítulos algo que, sin duda, me alegro que fuera así.

Resumiendo, The Killing es una serie muy recomendable para un espectador pasivo, que esté dispuesto a vivir una trama lenta y disfrute más de un producto pausado y reposado que de una serie donde la acción y el humor predominen. No estamos ante una serie de 10 (ya he dicho que solo hablo de las dos primeras temporadas, todo lo que haya después sobra) pero si de verdad te gusta el género de la investigación y las series policiacas, dale una oportunidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s